Protegemos el Bosque Nativo y capacitamos a las comunidades rurales y mapuches en nuestros procesos.

El Cranberry (Vaccinium macrocarpon) es un fruto proveniente de Norteamérica, que crece como sub-arbustos de no más de 20 a 40 centímetros de altura sobre suelos impermeables, mayormente en los estados del norte de Estados Unidos, como Oregon, Washington, Minessota, New Jersey, Wisconsin, entre otros, y también en Canadá.

Su nombre tiene origen en los colonos europeos, quienes vieron el arbusto en flor, la que tiene la forma de la cabeza de una Grulla o Crane en inglés. Por esa razón le llamaron Crane Berry (Baya Grulla) y de ahí derivó luego el nombre de Cranberry.

Tras la llegada de los primeros colonos a Norteamérica, provenientes de Nueva Inglaterra, los cranberries se hicieron muy populares, ya que fueron incorporados en la Cena de Acción de Gracias, fecha en que los estadounidenses conmemoran el momento en que los colonos compartieron y agradecieron a los indígenas de ese lugar a través de un pavo con salsa de cranberry. Esta tradición se mantiene hasta el día de hoy, cada cuarto jueves del mes de noviembre en EE.UU. Este fruto no se puede cosumir en fresco, sino que procesado de alguna forma, debido a su alta astringencia.

Es muy agradable en salsas agridulces que acompañan carnes blancas, deshidratado como snack (craisins) y especialmente en forma de jugos, que es como más se consume. Ya sea deshidratado, como jugo o salsa, este berry es muy apetecido por sus beneficios nutricionales y nutracéuticos. Tiene altos contenidos de vitamina C, y mejora los aspectos cognitivos, cardiovasculares y metabólicos de las personas. Una de sus grandes características es que evita infecciones urinarias inhibiendo el desarrollo bacteriano. El cranberry también tiene propiedades antienvejecimiento e incluso presenta potenciales propiedades anticancerígenas.

Es muy importante mencionar que muchas veces se ha confundido al cranberry con los beneficios para la salud del arándano azul (blueberry) por algunas traducciones involuntariamente erróneas, incluso en productos que vemos en Chile, donde se omiten la palabra “rojo” después de arándano. Esta confusión ha llevado a que algunos médicos geriatras y urólogos recomienden el consumo de jugo de arándano, en vez de jugo de cranberry (arándano “rojo”) para la prevención de infecciones urinarias.