Protegemos el Bosque Nativo y capacitamos a las comunidades rurales y mapuches en nuestros procesos.
         
  Propiedades
>Los superalimentos para la protección cerebral
     
 
 
Los superalimentos para la protección cerebral

Estudios han demostrado que los berries ayudan a la protección cerebral, al identificarse menor daño neuronal y deterioro cognitivo a causa del envejecimiento, en pacientes adultos que consumen estos alimentos habitualmente.

Durante los últimos 15 años, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se ha posicionado como el líder mundial en investigación de salud, relacionado con los berries. Sus estudios han demostrado que éstos tienen grandes efectos respecto a la neuroprotección.

Como explica el Dr. David Nowogrodski, Jefe de Geriatría de Clínica Santa María, “los berries se encuentran dentro de lo que son los superalimentos, los que sirven no sólo para mantener una buena dieta, sino también para prevenir enfermedades y gozar de buena salud”. Los superalimentos, ayudan a prevenir o retardar la aparición de patologías crónicas degenerativas como cataratas, artritis, tensión alta, diabetes, envejecimiento, arterioesclerosis y enfermedades cardíacas, entre otras.

Las benéficas características de los berries, se deben mayoritariamente a los pigmentos que les dan el color. Estos compuestos, denominados fitonutrientes, son sustancias químicas presentes en las plantas, responsables además de darles sabor, protegerlas de los rayos ultravioletas y combatir las infecciones bacterianas y virales, entre otros. Algunos de ellos son los flavonoides, carotenoides, luteína y, en especial, las antocianinas.

Sus efectos, van más allá de sus conocidas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de los berries, ya que se relacionan con los genes que regulan los sistemas de defensa naturales del cerebro. Protegen el ADN celular, evitan mutaciones que podrían causar cáncer y fortalecen el sistema inmune. Por ejemplo, el pigmento que le confiere el color azul al arándano (la antocianina), interviene en el metabolismo celular humano reduciendo la acción de los radicales libres, que oxidan las proteínas y se encuentran asociados al envejecimiento, cáncer, enfermedades cardíacas y alzheimer.

También esta fruta contiene propiedades que pueden mejorar la reparación de algunas membranas cerebrales y cumple un rol protector sobre el aparato cardiovascular.